miércoles, 26 de julio de 2017

SANTA ANA Y SAN JOAQUIN



SANTA ANA
El nombre de Santa Ana, es conocido en hebreo y árabe como Hannah. Todo lo que se conoce sobre su vida, incluso su nombre, está basado en los Evangelios apócrifos, no admitidos por la Iglesia dentro de sus libros canónicos
La iconografía de la abuela del Señor está íntimamente relacionada con el tema de la Parentela de María: Surge no sólo del deseo de engrandecer a María a través de su genealogía, sino también de remarcar la devoción a su madre, que en todas estas representaciones ocupa un lugar preeminente



Santa Ana, la Virgen y el Niño de Leonardo da Vinci



 Representación copta de Santa Ana S.VIII



La historia es sobradamente conocida: Joaquín y Ana son ya mayores e incapaces de concebir, cosa que hacen gracias a la intervención divina expresada a través del anuncio de un ángel (arriba “Anunciación a Joaquín”, de Bartolo Di Fredi, 1383), que ellos agradecen ofreciendo a su hija, María, al servicio del Templo (a la derecha



 “Presentación de María en el Templo”, Maestro de Budapest, c. 1500). Una historia, por otro lado, tan similar a la que narra Lucas sobre Zacarías e Isabel, padres de San Juan Bautista.
Existen diversas maneras más o menos elaboradas de representarla: en las más simples aparecen en el centro María, Ana, y el Niño, sobrevoladas por el Espíritu Santo.



Quentin Massys

El tema de la Parentela se ramifica en representaciones diversas, algunas de las cuales encontraron gran fortuna, como por ej. la Virgen con el Niño y San Juan Bautista, hijo de Zacarías e Isabel, prima de la Virgen
En las más complicadas pueden aparecer estos personajes, rodeados de los otros maridos de Santa Ana, sus hijas, sus yernos y sus otros nietos. Incluso en alguna pintura aparecen también los ficticios padres de Ana, Stellanus y Emerenciana.

SAN JOAQUIN
Fue el marido de Ana y el padre de María, madre de Jesús, de acuerdo con la tradición católica, ortodoxa y anglicana. La historia de Joaquín y Ana apareció por primera vez en el evangelio apócrifo de Santiago Y La historia de Joaquín y Ana se encuentra también en la Leyenda dorada,



Ana no quedaba encinta, y en una ocasión, el sumo sacerdote rechazó a Joaquín y a su sacrificio animal en el templo porque su falta de hijos fue interpretada como un signo de desaprobación divina. Joaquín se fue al desierto y ayunó durante cuarenta días como penitencia. Unos ángeles se aparecieron tanto a Joaquín como a Ana para decirles que tendrían un hijo


El tema iconográfico de "El encuentro en la Puerta Dorada" aúna ambos puntos de vista, y fue un componente regular de ciclos artísticos de la Vida de la Virgen. La pareja se encuentra en la «Puerta de Oro» de Jerusalén y se abrazan. Son conscientes del embarazo de Ana, del que ya les había informado un arcángel por separado

 

 El abrazo de Joaquin y Ana en una talla de Alejo de Vahia




 Iglesia de San Martín, Sevilla

Otra de las representaciones más frecuentes es la Virgen María niña con sus padres, Santa Ana y San Joaquín.


Iglesia de la Divina Pastora en Sevilla




El mismo motivo en este oleo de Velazquez


LA SANTA ANA TRIPLE

Esta iconografía familiar de la Santa con su hija y nieto en una misma imagen fue muy usual durante la Edad Media y la Edad Moderna, siendo repetidas las veces que aparece en esculturas o pinturas; esta tipología se conoce también como Triple santa Ana, o Sagrada Parentela





 La Virgen con el Niño y Santa Ana de Francesco Traini 1345



Retablo de Santa Ana, la Virgen María y el Niño.
Pedro de Zuera y Bernardo de Arás. Tercer cuarto del siglo XV .Museo Diocesano. Huesca.




 Imagen gótica del grupo

Los escultores fueron más proclives al esquema vértico-piramidal, en el que cada uno de los descendientes aparecía sentado sobre las rodillas de su respectiva madre, disminuyendo en tamaño según se descendía en la secuencia.



Alejo de Vahia, Catedral de Palencia

 En el pequeño museo de la catedral de Palencia se conserva una escultura de Alejo de Vahia en la que se representa a Santa Ana sosteniendo a la Virgen y al Niño, grupo conocido en la época de su realización como "Santa Ana Triple", "Las tres generaciones" o la "Pequeña parentela".



Monasterio de Cañas

En este grupo iconográfico, Santa Ana aparece sentada o de pie. En la imagen sedente, la Virgen se sienta sobre una de sus piernas, y sobre ella, a su vez, el Niño Jesús. Santa Ana puede llevar un libro, una azucena, o una fruta en su mano. Viste toca para remarcar su condición de senectud y viudez. María aparece tocada con velo y corona, y el Niño con su cabeza nimbada.


 Masaccio, 1424-1425     Galería Uffizi, Florencia



 Santa Ana, la Virgen y el Niño  Alberto Durero  1519 Museo: Metropolitan Museum of Art

La protagonista de la tabla es Santa Ana, que gozaba de una extensa devoción en Alemania. Su brillante vestido blanco a la moda nuremburguesa atrae la mirada del espectador y está plasmado con gran realismo. La madre apoya su mano en la hija, que está completamente absorta en la adoración de su hijo

 

 Grupo de la Colección Massaveu

Es una de las colecciones privadas más importantes de España. Forma parte de ese selecto club de la élite del coleccionismo en nuestro país, junto a nombres como Abelló, Várez Fisa, Arango, Koplowitz, Thyssen o la Casa de Alba.




Retablo de Santa Ana  Monasterio de Sigena  Damián Forment



  Santa Ana la Virgen y el Niño
Anónimo. Taller castellano, seguramente burgalés  1501 y 1525
Museo Nacional de Escultura, Valladolid

A partir del Concilio de  Trento, el culto y la devoción a Santa Ana hacen aumentar sus representaciones como Santa Ana-Triple. Para realzar hasta el extremo la santidad de Ana.



 Grupo de Santa Ana con la Virgen y el Niño Francisco de Rincón (Valladolid 1567-1608)
Iglesia de Santiago, Valladolid


Retablo de Santa Ana de Pedro Roldán Parroquia de Santa Cruz de Sevilla





Un ejemplo de Santa Ana-Triple sería el grupo escultórico sedente de la Parroquia de Santa Ana de Triana. Se trata de tres esculturas góticas, del tipo llamado fernandino, que desde el siglo XIII presiden el altar mayor del templo.



Otro grupo de Santa Ana, la Virgen y el Niño, parroquia de Santa Ana.en esta ocasión de tipo "horizontal".
La iconografía de Santa Ana, la Virgen y el Niño se hizo muy popular en los siglos del Renacimiento y del Barroco por toda Andalucía, y por extensión en Hispanoamérica, dando lugar incluso a controversias teológicas sobre algunas formas de representación




Santa Ana enseñando a leer a la Virgen María por Murillo

En los siglos XVII y XVIII se produce un resurgimiento de la devoción a Santa Ana y la representan como maestra de la Virgen. El tema iconográfico no es nuevo pero ahora se repite con mucha frecuencia por la dimensión intimista y familiar que posee 







FUENTES:

http://cofrades.sevilla.abc.es/profiles/blogs/la-iconograf-a-de-santa-ana

http://www.arteguias.com/imagineria.htm

http://esculturacastellana.blogspot.com.es/2013/09/maestros-v_16.html

http://domuspucelae.blogspot.com.es/2016/01/theatrum-santa-ana-la-virgen-y-el-nino.html

http://www.romanicodigital.com/cedar/detalle-del-retablo-virgen-con-el-nino-1438.aspx

http://www.artehistoria.com/v2/obras/3929.htm

http://www.religionenlibertad.com/unos-apuntes-sobre-san-joaquin-santa-ana-abuelos-maternos--19728.htm